tromboembolická nemoc, trombofilie

La tromboembolia venosa (TEV) es una enfermedad que involucra a la trombosis venosa profunda y a la embolia pulmonar. Suele ser una condición fatal que afecta tanto a pacientes hospitalizados como a no hospitalizados. A menudo se repite y a menudo se pasa por alto, y puede causar complicaciones duraderas, entre ellas la hipertensión pulmonar crónica y síndrome post-trombótico.

La enfermedad tromboembólica venosa es el resultado de una combinación de factores de riesgo heredados y adquiridos, conocida como trombofilia o estadas hipercoagulables (estados de susceptibilidad incrementada a la formación de coágulos sanguíneos) La trombosis arterial, y en particular la venosa, ocurren bajo ciertas condiciones. Hace más de cien años, Rudolf Virchow describió una triada de factores que se piensa contribuyen a la trombosis. Esta triada sigue siendo la base para comprender el proceso de la trombosis.

La triada de Virchow:

  1. lesión de las paredes de los vasos sanguíneos
  2. cese del flujo sanguíneo, estancamiento de la sangre en las venas
  3. cambios en la coagulación de la sangre, es decir, incremento de la actividad de los factores de la coagulación

La tromboembolia es una enfermedad multifactorial, en la que múltiples factores contribuyen a la formación de coágulos sanguíneos. Entre los factores de riesgo para la enfermedad tromboembólica están:

  • Edad avanzada
  • Fumar
  • Obesidad
  • Períodos largos de inamovilidad
  • Anticonceptivos orales y terapia de reemplazo hormonal
  • Cáncer
  • Operaciones
  • Fracturas de pierna
  • Embarazo
  • Politrauma
  • Venas varicosas
  • Insuficiencia cardíaca
  • Arritmia (fibrilación auricular)

La enfermedad tromboembólica venosa y sus consecuencias

Después de la formación de un coágulo sanguíneo en una vena o arteria, su liberación puede resultar en una embolia, dependiendo de la localización original del coágulo.

Puede afectar a los pulmones, ocasionando embolia pulmonar.

O

Puede afectar al cerebro, ocasionando un derrame.

Ambas complicaciones son potencialmente mortales. La embolia puede originar también el cierre agudo de una arteria o vena.

La enfermedad tromboembólica venosa es un problema importante a nivel mundial, que causa más de medio millón de muertes por año en la Unión Europea.

[Total: 0    Average: 0/5]