Interacción de la Warfarina con medicamentos

Interacción de la Warfarina con medicamentosLa warfarina puede interactuar con otros medicamentos. Hay muchos medicamentos y suplementos que afectan la forma en la que la warfarina trabaja. Pueden ser medicamentos de prescripción, pero también medicamentos de venta libre como la aspirina, Ibalgin, etc. Esto también incluye remedios herbales (naturales) y suplemento alimenticios. Es importante consultar a tu doctor antes de tomar nuevos medicamentos o suplementos alimenticios. Es necesario informar incluso al dentista que usas warfarina.

Se sabe que varios medicamentos de prescripción y de venta libre interactúan con la warfarina. Ejemplos de estos medicamentos de varias clases incluyen, pero no están limitados a los siguientes:

–           Antibióticos (azitromicina, eritromicina, tetraciclina)

–           Ácido acetilsalicílico, aspirina – si tu doctor quiere prescribirte esto, infórmale que estás tomando warfarina. Hay una terapia que combina warfarina + aspirina, pero en este caso el doctor reducirá proporcionalmente la dosis de warfarina. También es importante monitorizar tu INR de manera más frecuente.  Nunca tomes aspirina sin consultar a tu doctor y dile siempre a tu doctor que estás tomando warfarina. Ten cuidado si consultas más doctores que te prescriben medicamentos. Puede suceder que el doctor no se entere de la información importante de que estás tomando warfarina. Así que es el paciente el que tiene que informarse adecuadamente de la interacción entre medicamentos y advertirle a los doctores sobre los medicamentos que toma.

–           Paracetamol (acetaminofén) – Paralen – cuidado: incluso el paracetamol puede tener efectos dañinos.  El acetaminofén incrementa el riesgo de sangrado, especialmente si tomas dos gramos o más por día.  Sigue siendo más seguro que la aspirina, pero debe limitarse a dosis bajas y debes verificar el nivel de INR.

–           Agentes antiinflamatorios no esteroideos – celecoxib

–           Antidepresivos (fluoxetina, paroxetina, sertralina)

–           Medicamentos contra las úlceras y antiácidos (cimetidina, omeprazol, ranitidina)

–           Hipolipemiantes (fibratos, estatinas como lovastatina y simvastatina)

–           Agentes antimicóticos (itraconazol)

Tu doctor o farmacéutico debería asesorarte sobre las interacciones entre medicamentos. El nivel deseado de warfarina en tu sangre está influenciado por los suplementos alimenticios, enfermedades o algunos alimentos. Más sobre alimentos, cuáles evitar y cuál es la dieta indicada para ti AQUÏ.

¿Cómo minimizar los riesgos de la warfarina?

–           Dile a tu doctor todas las medicinas, suplementos alimenticios, vitaminas y hierbas que consumes

–           Toma la dosis de warfarina todos los días a la misma hora (tip: si te olvidas con frecuencia, consigue un dispensador para medicamentos o verifica cada día en el calendarios si ya tomaste tu dosis)

–           hazte pruebas de INR de coagulación de forma regular

–           Siempre conversa con tu doctor antes de tomar nuevos medicamentos y/o productos naturales, etc. porque puede ser necesario ajustar tu dosis de warfarina

–           Si ya estás tomando medicamentos y/o productos de salud naturales junto con warfarina y se lo has dicho a tu doctor, no cambies tu rutina

–           Pregúntale a tu doctor sobre alimentos que pueden alterar los efectos de la warfarina o tener un efecto directo en la coagulación sanguínea

–           Si comes o bebes alimentos que pueden alterar los efectos de la warfarina, asegúrate que la cantidad de estos alimentos es aproximadamente la misma todos los días, es decir, si comes una ensalada, cómela todos los días en la misma cantidad y no cambies bruscamente tus hábitos alimenticios o la cantidad consumida.

¿Cuándo buscar ayuda médica?

Si se presenta uno de los siguientes síntomas, debes contactar a tu doctor de inmediato:

–           Sensación inusual de debilidad o fatiga (síntomas de anemia)

–           Sangrado después de un trauma que continúa incluso 10 minutos después del tratamiento

–           Tos o vómito con sangre (incluso si parece que fuera café molido)

–           Sangrado por la nariz, encías u oídos

–           Orina o heces con color inusual

–           Moretones espontáneos

–           Menstruación muy abundante

–           Fiebre o enfermedad que empeora

–           Caída dolorosa o golpe en la cabeza

–           Dolor inusual o hinchazón

–           Dificultad al respirar

La warfarina no debe usarse durante el embarazo porque tiene efectos adversos en el desarrollo fetal (ver embriopatía warfarínica). Durante el embarazo, la warfarina se usa solo en casos excepcionales. Tu doctor considerará si los beneficios superan los riesgos. De lo contrario, se usan inyecciones de heparina de bajo peso molecular en lugar de warfarina cuando las mujeres están planeando salir embarazadas y durante todo el embarazo.

[Total: 3    Average: 4.7/5]