Anticonceptivos hormonales

La trombofilia hereditaria es una predisposición genética, factor de riesgo para el desarrollo de tromboembolia venosa, incluyendo trombosis venosa profunda, embolia pulmonar y derrame cerebral. Las mujeres con trombofilia hereditaria tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedad tromboembólica, especialmente con el uso de anticonceptivos de estrógeno y progestina y durante el embarazo.

Los anticonceptivos hormonales por sí mismo incrementan el riesgo de desarrollar enfermedad tromboembólica en 3 a 4 veces. Tanto el componente estrogénicos como el progestágeno de los anticonceptivos hormonales tienen que ver con el aumento del riesgo. Al decidirse por un anticonceptivo, las mujeres con trombofilia deben considerar el riesgo de formación de tromboembolismo en conexión con anticonceptivos hormonales y las complicaciones de salud relacionadas a un embarazo no planeado causados por métodos anticonceptivos menos efectivos. Además hay que tener en cuenta los problemas psicosociales en caso de un embarazo no planeado (especialmente para chicas y mujeres jóvenes) y el riesgo incrementado de enfermedad tromboembólica potencialmente ocasionado por los anticonceptivos hormonales. En cualquier caso, la persona es la que debe elegir teniendo en cuenta todos lo riesgos y beneficios.

Contraindicaciones para métodos de planificación hormonales

Los pacientes con historia propia o familiar de tromboembolia o trombofilia deben hacerse pruebas para trombofilias. Sin embargo, los resultados de laboratorio por sí mismos no dicen mucho de los riesgos de la persona.

Los siguientes casos de trombofilia son una contraindicación absoluta para los anticonceptivos hormonales combinados, aunque la historia del paciente y su familia sea negativa:

  • Factor V Leiden homocigoto
  • Homocigoto de la protrombina G20210A
  • Factor V Leiden heterocigoto + protrombina 20210
  • Factor V Leiden homocigoto + protrombina 20210
  • Deficiencia de antitrombina (niveles reducidos)
  • Deficiencia de proteína C – resistencia a la proteína C activada
  • Deficiencia de Proteína S

El siguiente resultado patológico debe ser consultado con un especialista en medicina interna o un hematólogo especializado en trombofilia:

  •  La presencia de anticuerpos antifosfolípidos

No hay datos que confirmen que los anticonceptivos hormonales combinados sean más seguros para los pacientes con historia de trombosis asociada a los efectos de otros factores de riesgo que para los pacientes con trombosis idiopática desarrollada de forma espontánea. La decisión sobre si el riesgo de recurrencia de trombosis o tromboembolia es poco, no debería ser determinada por un ginecólogo. En su lugar, la decisión debería ser hecha en cooperación entre un angiólogo y un hematólogo. En cualquier caso, decisiones como esta solo pueden ser determinadas después de un análisis cuidadoso de los beneficios y riesgos para el paciente. Incluso para mujeres sin historia familiar y sin confirmación de laboratorio de trombofilia, quienes sufrieron trombosis relacionada o factores de riesgo externo, no se les debería prescribir anticonceptivos hormonales con estrógeno porque no existen datos actualmente que muestren que los anticonceptivos hormonales combinados con estrógeno no incrementen el riesgo de recurrencia de trombosis.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la primera alternativa de anticonceptivo debería ser el dispositivo intrauterino de cobre (DIU) o, si no piensa tener más hijos, la esterilización de hombre o mujeres. Una alternativa menos preferida puede ser una minipíldora con noretindrona o levonorgestrel o un DIU que contenga levonorgestrel. El posible uso de inyecciones de progesterona o desogestrel debería ser tomado con precaución. Otro posible método es el uso de condones con gel espermicida.

[Total: 3    Average: 4.7/5]